¿por qué no nos gusta encender la cámara en las videoconferencias?

Dado el problema que tenemos actualmente en nuestro país, o mejor dicho, en el mundo, con este virus Covid-19 supercontagioso, muchos de nosotros seguimos teletrabajando desde casa, que desde luego ha sido algo nuevo y nada fácil de llevar sobre todo al principio.

Hemos tenido que comunicarnos on line con nuestros jefes, compañeros, clientes… a través de diferentes herramientas como zoom, teams, etc… Hasta nuestros hijos e hijas han tenido que dar clase a distancia de la misma forma.

Y lo que está claro es que nos cuesta comunicarnos de esta manera, porque no estamos acostumbrados y porque sentimos que se pierde el contacto humano y la cercanía.

Durante el confinamiento, muchos días he tenido que escuchar a los profesores del cole de mis hijas decir, “por favor María enciende la cámara”, o “¿por qué no contesta nadie?”

Pues en las empresas pasa lo mismo. No nos gusta encender la cámara para que nuestros compañeros, jefes, clientes, nos vean, nos cuesta participar en las reuniones. Parece algo sencillo pero nos cuesta muchísimo hacerlo. Y es la única manera de ver al equipo y seguir sintiéndose parte de él.

Y es verdad, en los cursos de formación los participantes no quieren encender sus cámaras. Apenas el 40% de los participantes, según nuestros estudios, enciende la cámara al participar en una sesión virtual de formación. Lo cual dificulta la participación, aumenta el riesgo de multitarea y de desenganche y por supuesto se dificulta la labor docente.

 

Y esto, ¿a qué será debido? Creemos que puede ser por varias causas:

  • Que no tengamos webcam en nuestros equipos,
  • Que nuestro espacio de trabajo en casa no nos parezca presentable,
  • Que pensemos que no estamos presentables en ese momento
  • Que la cámara nos haga sentir inseguros y nos dé muchísima vergüenza encenderla

Pero lo que está claro es que en este nuevo escenario que nos ha tocado vivir, el uso de la cámara es algo que vamos a tener que hacer casi diariamente si estamos teletrabajando.

Si nuestro ordenador no tiene webcam, necesitamos tenerla. Las podemos conseguir en internet por menos de 15 euros. No hay excusa.

También podemos mejorar nuestro espacio de trabajo, por ejemplo si no te gusta lo que tienes de fondo, existen fondos virtuales en casi todas las herramientas que utilizamos y por internet,  IKEA te permite descargarte de manera gratuita fondos muy chulos.

Otra cosa muy importante es que aunque trabajemos desde casa, hay que vestirse y asearse como si fuésemos a la oficina, porque nuestra imagen es importante y nos va a ayudar a sentirnos más seguros.

Y si lo que nos pasa es que nos morimos de vergüenza, vamos a tener que esforzarnos porque durante un tiempo este va a ser el medio para relacionarnos de manera profesional y social. Un truco puede ser que te grabes cuando estás realizando la video con tus compañeros y cuando estás hablando de un tema que domines y observes la diferencia.

Y ya sabes que:

 “El éxito en la vida no se mide por lo que logras sino por los obstáculos que superas.”

Esta niña nos enseña a automotivarnos:

Así que ánimo y enciende la cámara 😊

 

PINCHA EN NUESTRA AULA VIRTUAL Y TE AYUDAREMOS A REALIZAR CORRECTAMENTE TUS GESTIONES COMERCIALES  POR VIDEOCONFERENCIA.

 

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies