Gestión del Talento – La correcta alineación

Gestión del Talento – La correcta alineación

Junio del 2017 – 19:00 de la tarde – Final de la Champion – El Equipo se dirige en el autobús hacia el estadio. Miles de aficionados se agolpan en la calle y hacen un auténtico paseíllo en los últimos metros de las postrimerías del estadio.

Todos los integrantes del autobús, jugadores, entrenador, cuerpo técnico, directivos, sienten la emoción de la importancia del encuentro que comenzará en poco menos de dos horas. 

Después del reconocimiento del campo, la puesta a punto de las piernas de los protagonistas y la estrategia, el entrenador confirma la alineación: ¡¡¡ sorpresa !!!…Messi jugará de defensa lateral izquierdo y Cristiano Ronaldo de defensa central

Tan difícil resulta pensar en un equipo que tuviera juntos a los dos mejores jugadores de fútbol de la actualidad, como encontrar un entrenador que hiciera este tipo de alineación. A nadie (incluso que no entienda de fútbol) se le ocurriría poner a Messi de lateral izquierdo y a CR7 de central, parece una locura, ¿no?

Pues en el mundo de la empresa nos encontramos con casos como estos más de lo que creemos, lo que pasa es que no son tan mediáticos y llamativos, pero el encontrarse un equipo en el que los diferentes miembros no se sienten cómodos con las tareas a realizar, es bastante común.

¿Estamos haciendo correctamente la asignación de las tareas de un departamento / equipo? ¿Están atendiendo estos jefes a los niveles de madurez de cada persona en cada tarea? Probablemente NO.

Es verdad que en todo departamento / equipo existen tareas aburridas, tediosas e incluso ingratas que alguien tendrá que hacer, pero es habilidad del jefe saber repartir este tipo de tareas. Pero no son estas tareas (digamos de nivel 2) las preocupantes…

…defender en un córner no es el problema, ya que todos tenemos que hacer tareas (digamos de nivel 2) de defensa por el equipo. Messi y Cristiano tienen que defender o ponerse en una barrera de una falta peligrosa cuando sea necesario…

El término de sacrificarse por el equipo es muy importante, pero la excepción no puede confirmar la regla. No podemos tener personas en los equipos que sistemáticamente estén desarrollando tareas incómodas o difíciles ya que acabaremos quemándolas.

Recordemos que captar + retener + fidelizar el talento es parte del trabajo de las organizaciones y por extensión de sus líderes.

La clave, la enjundia está en las tareas de nivel 1, es decir aquellas tareas “de ataque” que tenemos que saber repartir entre los integrantes del equipo, de tal manera que logremos la eficiencia de todos y por tanto del equipo. Es decir, ¿dónde rendirán más Messi y Cristiano, de lateral izquierdo y de central o con liberta de mitad de campo hacia arriba?

Por supuesto, estoy convencido que ambos rendirían correctamente en esos “otros” puestos, por su tremenda calidad, velocidad y potencia física:

  • Messi seguro que con su velocidad, calidad y regate lo haría bien de defensa lateral izquierdo.
  • Cristiano Ronaldo seguro que con su altura, potencia física y calidad lo haría bien también de defensa central.

En momentos puntuales, partidos difíciles o rivales complejos, podemos tirar de nuestros jugadores de mayor calidad y compromiso para determinadas situaciones de contención, presión o defensa de alguna jugada peligrosa.

El problema es si constantemente están haciendo este tipo de funciones…si física y psicológicamente los desgastamos, no serán capaces de llegar con frescura al área rival, hacer desbordes en banda y ser capaces, entre los dos, de hacer 120 goles por temporada. La solución parece sencilla, ¿no?

Si trasladamos esta comparativa a nuestros equipos (ya no es tan sencillo), seguro que (más o menos) todos pueden hacer cualquiera de las tareas, pero la habilidad del jefe es encontrar la distribución correcta para que todos puedan desarrollar su trabajo de forma más eficiente y seamos capaces de marcar más de 120 goles por temporada, ganar la liga, la copa y la champion…y muy importante, no desgastar ni física ni psicológicamente a ninguno de mis jugadores y por supuesto sigan disfrutando en los partidos.

Es decir, que todos se sientan cómodos y realizados con las tareas que tengan que realizar para que puedan crecer profesionalmente y el equipo pueda cumplir sus objetivos.

Trabajemos pues en las empresas para que no se vuelvan a dar alineaciones como la de nuestra final de champion ficticia y utilicemos a todos nuestros jugadores donde mejor rindan, por el bien del equipo y por el bien de cada uno de nosotros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR