El estado de salud de la empresa española: algunas conclusiones

El estado de salud de la empresa española: algunas conclusiones

El modelo de gestión organizacional “Patologías Organizativas” (cuya autoría corresponde a Javier Fernández Aguado y la propiedad a MindValue) permite identificar y describir un amplio número de enfermedades organizativas, como paso previo imprescindible para prescribir un tratamiento eficaz y/o establecer actuaciones preventivas.

tatum, compañía con licencia en exclusiva para el desarrollo del modelo de Patologías Organizativas, viene realizando periódicamente estudios sobre el estado de la salud de las organizaciones, aplicando el Health Test, un cuestionario creado a partir del modelo que identifica de forma sencilla el estado de salud de una organización con respecto a las 15 patologíasmásfrecuentes.

Estas son las principales conclusiones que se extraen de la última edición del estudio “Estado de Salud de la Empresa Española”, publicado por tatum e Interban Network en juniode 2015:

–       La salud de las empresas españolas se ve debilitada por diversas patologías, y la más grave de ellas es el Estrés, lo que significa que funcionan bajo un ritmo asfixiante, con el que los empleados están en estado de tensión constante, a causa de una sobrevaloración de capacidades, a la escasez de personal, a la falta de información o a pérdidas de tiempo. Como consecuencia, aumentan los índices de absentismo, las bajas por estrés, los casos de síndrome de burnout y, en general, predominan las “malas caras”. Reducir el estrés supone mejorar la planificación y fijación de objetivos (realistas y alcanzables), la gestión del tiempo e implantar medidas de conciliación. Esta patología se ha visto agravada desde el inicio de la crisis.

–       Otras de las principales patologías de las empresas españolas son la Hemiplejia, que impide la innovación y reduce la visibilidad comercial, por resistencias al cambio, conservadurismo, perfeccionismo, conformismo, inseguridad directiva… y que se afronta desarrollando canales de comunicación, fomentando la confianza y diseñando planes de formación. Esta patología también se ha visto agravada desde el inicio de la crisis (2008).

–       Y también la Miopía, que implica pérdida de clientes y retrocesos en las ventas, por una incapacidad para reconocer con antelación los cambios en el mercado, por falta de contacto con la realidad empresarial o por la priorización de lo urgente sobre lo importante, etc. Su tratamiento requiere implantar formación sobre el sector, modelos de benchmarking e investigaciones de mercado. Esta patología es más leve que antes de la crisis.

–       Por el contrario, las empresas españolas tienen niveles bajos de Asma y de Impotencia. El Asma, o ahogo financiero e incapacidad para alcanzar las metas, por falta de planificación financiera, elevados costes fijos, escasez de personal o entrada de nuevos competidores, suele generar quejas de los clientes, retrasos en los cobros y pagos, mal servicio postventa o absentismo. Superarlo requiere rigurosa planificación financiera, gestión eficiente de cobros, financiación ajena, incremento de fondos propios o contratación de personal. Esta patología se ha visto agravada desde el inicio de la crisis.

–       La falta de recursos financieros, tecnológicos y humanos, la falta de voluntad y las metas por encima de las posibilidades generan Impotencia o desánimo, desmotivación, baja calidad, quejas. Se afronta buscando socios estratégicos, financiación externa, modelos de dirección por hábitos y políticas de formación. Esta patología es más leve que antes de la crisis.

–       Otras patologías que son más leves que antes de la crisisson: Anemia (que suscita desgana, absentismo, impuntualidad, mínima comunicación…), Anorexia (que provoca reestructuraciones, congelación salarial, descenso de la calidad…) y Cáncer (con el que predomina el “yo” frente al “nosotros”, el hablar “de” la gente y no “con” la gente, con el que se dedica más tiempo a criticar que a mejorar…).

–       En cambio, otras patologías que se han visto agravadas desde el inicio de la crisis, son: Artrosis (que provoca falta de innovación, escasa inversión en I+D, formación y tecnología, decrecimiento…), Autismo (que genera retroceso en las ventas, pérdida de clientes, falta de rotación…), Esquizofrenia (que se manifiesta en críticas “por la espalda”, falsas promesas, falta de ética, amiguismo…), Osteoporosis (que causa despidos, incapacidad para afrontar pagos, equipos obsoletos, excesiva rotación) y Sordera (que fomenta el desprecio de la competencia, el ninguneo de los colaboradores, la falta de canales de comunicación fluidos…).

–       Las empresas españolas del sector Banca y Seguros disfrutan de niveles de salud mejores que los del resto de sectores, y los sectores Comercio y, sobre todo, Servicios son los que tienen mayores niveles de patología.

–       También gozan de mejores niveles de salud las empresas españolas de tamaños medios (entre 101 y 250 empleados/as), que las pequeñas y que las grandes.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies