ditrendia
Observatorio de la Blogosfera de Mkt
¿QUÉ ES?
|
LOS BLOGS QUE SEGUIMOS
|
EDICIONES ANTERIORES
|
LA REVISTA
|
¿QUIENES SOMOS?
|
INICIO
Post del mes
Twitter
Síguenos en twitter y te informaremos de las novedades en la blogosfera de marketing @blogosferamkt

Post del Mes
Blog:
Post:
El consumidor coherente
Autor:
El 50% de la población española adulta se cuece una nueva actitud en torno al consumo. Para estas personas el hecho de consumir ya no es sólo una sucesión de actos de compra, sino un campo donde dar cauce a los principios personales con los que el ciudadano-consumidor decide inspirar sus elecciones de consumo. Son los denominados “consumidores coherentes” y, básicamente, estas personas quieren comprar como ya piensan.
Lealtad de marca NO es eso que aprendiste
Autor:
Luis Maram
Blog:
Luis Maram
Valoración:
Blogosfera-Rank Valoracion blogosferaValoracion blogosferaValoracion blogosferaValoracion blogosferaValoracion blogosfera
Lectores-Rank Valoración lectoresValoración lectoresValoración lectoresValoración lectoresValoración lectores
Resumen
Lealtad no significa que el cliente compre más. Implica crear lazos emocionales con tu marca. Aquí algunos ejemplos para entender la diferencia. Muchas compañías desarrollan lo que usualmente se le conoce como programas de lealtad. Los esfuerzos más comunes se enfocan en darles puntos a los clientes, para que regresen a comprar más, con la promesa de un menor costo o recibiendo productos y servicios adicionales; en otros casos, los puntos se acumulan mediante las ventas repetidas a fin de alcanzar un premio considerable. Ejemplos claros de estos programas son las tarjetas de lealtad frecuentemente utilizadas en farmacias, cines, tintorerías, coffee shops, supermercados, entre otros, o los programas de viajero frecuente de toda la industria turística. Claro que personalmente no les llamaría programas de lealtad, sino programas de simple conveniencia. Alguien debería decirles a las marcas, que conceptos como lealtad o engagement marketing son mucho más holísticos que las simples compras repetidas por parte de un cliente. Claro que cabe la posibilidad de que ya lo sepan, pero no les importe. Muchas marcas están enfocadas simplemente en transacciones, y es entendible; cómo no hacerlo cuando al financiero se le juzga por liquidez y rentabilidad, y a los mercadólogos por ventas y márgenes. Son organizaciones cortoplacistas cuyo objetivo siempre es vender a toda costa, una pieza más. En compañías así, reina el mercantilismo y es entendible que confundan lealtad con frecuencia de ventas. En el otro lado de la moneda están los negocios que se preocupan por mirar más allá de lo evidente, aquellos que se permiten pensar en el mediano y largo plazo, en la construcción de verdaderas relaciones y por tanto edifican sobre vínculos y no sobre transacciones.
 

Lealtad no significa que el cliente compre más. Implica crear lazos emocionales con tu marca. Aquí algunos ejemplos para entender la diferencia.

Muchas compañías desarrollan lo que usualmente se le conoce como programas de lealtad. Los esfuerzos más comunes se enfocan en darles puntos a los clientes, para que regresen a comprar más, con la promesa de un menor costo o recibiendo productos y servicios adicionales; en otros casos, los puntos se acumulan mediante las ventas repetidas a fin de alcanzar un premio considerable.

Ejemplos claros de estos programas son las tarjetas de lealtad frecuentemente utilizadas en farmacias, cines, tintorerías, coffee shops, supermercados, entre otros, o los programas de viajero frecuente de toda la industria turística.

Claro que personalmente no les llamaría programas de lealtad, sino programas de simple conveniencia. Alguien debería decirles a las marcas, que conceptos como lealtad o engagement marketing son mucho más holísticos que las simples compras repetidas por parte de un cliente.

Claro que cabe la posibilidad de que ya lo sepan, pero no les importe. Muchas marcas están enfocadas simplemente en transacciones, y es entendible; cómo no hacerlo cuando al financiero se le juzga por liquidez y rentabilidad, y a los mercadólogos por ventas y márgenes. Son organizaciones cortoplacistas cuyo objetivo siempre es vender a toda costa, una pieza más. En compañías así, reina el mercantilismo y es entendible que confundan lealtad con frecuencia de ventas.

En el otro lado de la moneda están los negocios que se preocupan por mirar más allá de lo evidente, aquellos que se permiten pensar en el mediano y largo plazo, en la construcción de verdaderas relaciones y por tanto edifican sobre vínculos y no sobre transacciones.


 
Ver blog
Valid XHTML 1.0 Transitional
El Observatorio de la Blogosfera de Marketing es una iniciativa de ditrendia y de la Asociación de Marketing de España